Con su penetrante olor , la ruda esconde toda una serie de reminiscencias mágicas y rituales que la colocan en el sitial preferido del esoterismo clandestino como un escudo contra las malas vibraciones.