El cuarzo blanco nos ayuda a purificar nuestras energías, lo que significa que puede deshacer viejos pegotes de energía más densa o negativa que pueda haber en nosotros. Por ello, este cristal es muy indicado para meditaciones de limpieza.