Shiva es el dios de la destrucción y la creación y al mismo tiempo destructor y restaurador. Nos ayuda a superar las características negativas de nuestro carácter y a implantar disciplina en la práctica espiritual.