Hay elementos en la naturaleza que tienen la capacidad de aprovechar Oxígeno en condiciones adversas.

Otros descomponen moléculas para aprovechar el Hidrógeno.

Estas propiedades mejoran la combustión y el rendimiento de aquellos procesos en los que interviene.