Como cada 3 años, a veces 2 años y medio, Saturno cambia de signo. A las 3h 58 ‘ GMT, del 22 de Marzo, el Señor de los Anillos, por primera vez desde Febrero de 1991, entra en el último signo de Aire, para una vista previa fugaz, pero probablemente elocuente de los temas y dinámicas que experimentaremos en el transcurso de los próximos 3 años. El gran Maestro se estacionará retrógrado el 11 de mayo, a 1º de Acuario, volverá a entrar en Capricornio el 1 de julio, y se estacionará directo el 29 de Septiembre, estableciéndose permanentemente en el reino del Vertedor de agua el 17 de diciembre, a tres días de la Gran Conjunción con Júpiter a 0º de Acuario, algo que no ocurre desde el 1405.

A pesar que estos dos gigantes de gas, los dos más grandes de nuestro sistema social, se cruzan formando una conjunción cada 20 años, la última fue el 28 de mayo del 2000 en el signo de Tauro, por esos increíbles misterios del Orden Planetario, estas conjunciones se repiten en el mismo elemento cada 200 años. Por tanto esta conjunción en Acuario dentro de dos días comienza un nuevo ciclo de conjunciones en el elemento Aire por los próximos 200 años con una excepción en el 2159 que será en Escorpio. Por tanto concluyendo un ciclo de 200 años de conjunciones en el elemento Tierra, que comenzó en 1802 en el signo de Virgo, (excepto una vez que se alinearon en Libra en 1981), todos sus encuentros desde entonces han sido en signos de Tierra. El ciclo completo de conjunciones entre Júpiter y Saturno a través del Zodíaco completo es de 800 años. La primera conjunción del último ciclo en Aire, comenzó también con una conjunción en Acuario en 1226. El próximo ciclo en otro elemento será en Agua en el signo de Escorpio en 2219.

Pero voy a comenzar por Saturno en Acuario, ya que toda esta generación nacida entre Febrero del 1991 hasta final de Enero del 1994, estarán viviendo su primer Retorno de Saturno, una de esas magníficas oportunidades de estructuración de nuestra vida como pocas. Es cuando por primera vez tomamos consciencia que estamos creciendo, que debemos tomarnos a nosotros mismos y nuestra vida en serio, y que podemos funcionar y hacer el camino por nosotros mismos. Las decisiones profesionales toman una gran relevancia y es cuando en muchas ocasiones realmente nos ponemos a estudiar lo que realmente queremos.
Pero también es esta la generación que crecía con la revolución tecnológica que nos trajo los móviles, los ordenadores personales. El 1991 particularmente fue un año bélico, con la Guerra del Golfo, en Kuwait, muchos países de la Europa oriental se independizaron de Rusia, Guerra Civil en Etipía y en Sri Lanka y se disolvió la Unión Soviética!! y por supuesto el nacimiento del Internet! y el principio del fin del apartheid en Sudáfrica. (No es poco) En 1992-93 la Unión Europea se estableció formalmente cuando el Tratado de Maastricht—cuyos principales arquitectos fueron Helmut Kohl y Francois Mitterrand— entró en vigor el 1 de noviembre de 1993. Por tanto la última vez que Saturno se paseó por Acuario, fueron años de muchos acontecimientos que cambiaron el mundo.

Si miramos la vez anterior a esta de los años 90, fué en 1962-1964, cuando los Beatles cambiaron la historia de la música para siempre, se transmitía televisión transatlánticamente por primera vez, a través del Telstar satélite, pero también fueron años de grandes movimientos de Derechos Civiles, fué cuando Martin Luther King dio su famoso discurso: “I have a dream…” (He tenido un sueño…). Arrestan a Nelson Mandela, (quien saldría 28 años después, un ciclo de Saturno completo), Malcolm X también daba un discurso histórico, Algeria se independiza de Francia, asesinaron a Kennedy, presidente de los Estados Unidos. El primer James Bond, “Dr No” aparecía en los cines, la gente se manifestaba en contra de la Guerra de Vietnam cada vez más.

En 2020, en las puertas de su entrada en Acuario, el coronavirus emerge y las autoridades (Saturno) están animando a la gente (Aquarius) a actuar en su sentido cívico, hasta el punto de afirmar que “nuestro sentido del deber cívico es lo único que nos puede salvar”. Cada vez se entiende más que una conducta responsable (Saturno) no es menos eficaz para contener la crisis colectiva (Aquarius) que el trabajo incansable y heroico de los trabajadores médicos.

Mientras tanto, nos vemos obligados a redefinir la forma en que nos relacionamos con el grupo (Aquarius), sobre la participación social y sobre el papel de la tecnología en los campos del trabajo, la carrera y la vocación (Saturno), a las que se anima a las empresas a probar el trabajo a distancia modalidades a una escala sin precedentes, en una nación que no estaba exactamente a la altura de la innovación tecnológica en el lugar de trabajo. La presión de las limitaciones y restricciones (Saturno) podría dar lugar a una relación diferente, más fructífera e innovadora con el entorno digital (Aquarius) y nos encontramos conectando a través de la tecnología más que nunca y nos damos cuenta que la interacción física no define nuestro sentido de conexión con los demás tanto como nuestro compromiso de mantener vivo el intercambio entre nosotros. De repente nos damos cuenta que podemos forjar alianzas genuinas y lazos emocionales honestos en estas circunstancias, que la separación nos une, que hay algo más que nuestra expresión física. Todo esto que estamos viviendo habla de Saturno en Acuario, pero que pasará cuando se una con Júpiter en este signo en Diciembre de este año.

Júpiter nos habla más de nuestras posibilidades de crecimiento, de expandir nuestros horizontes y mirar la vida más positivamente, tomando consciencia de la riqueza de posibilidades que tenemos, Júpiter nos sugiere que debemos encontrar una nueva forma de capitalismo, y Saturno encuentra el plan, para poder disfrutar de esos beneficios pero con mucha más cautela que antes. Debemos RE-definir nuestro concepto de Éxito. Júpiter nos trae las oportunidades de crecimiento y Saturno nos provee con las estructuras para hacerlo.

Este ciclo que concluye entre estos dos planetas comenzaba en Mayo del 2000 en Tauro, por tanto donde tengas este signo en tu carta astral, puedes ver qué es lo que comenzaba entonces y lo que está llegando a su final ahora, 30 años más tarde. La primera cuadratura de este ciclo fue en 2005-6 cuando a raíz de la película de Al Gore ” la verdad incómoda” comenzábamos a tomar consciencia del cambio climático, la oposición en 2010-11 fue el principio del Primavera Árabe, la explosión de Fukushima, y la última cuadratura en 2015-6 nos trajo a Trump, Brexit, la rebelión en Catalunya, en Venezuela y la división entre nosotros reinaba suprema.

Con el comienzo de este nuevo ciclo ahora, un pequeño virus, nos manda a todos a casa y nos damos cuenta que estamos más unidos que nunca, que el virus ataca sin mirar naciones, banderas, partidos políticos, clases sociales, raza, etc. y sobre todo que no hay ninguna nación que pueda vencer este problema por si misma. Tiene que ser una colaboración global. Los muros que levantamos entre naciones no para el virus, ni los científicos de un solo país. Ahora las mascarillas deben venir del país que las tenga, para todos.

Nuestras ideas (Júpiter) y las estructuras necesarias (Saturno) para llevarlas a cabo deben ser guiadas al grupo, a la comunidad y TODOS debemos colaborar responsablemente como lo hacemos ahora, quedándonos en casa. Ahora somos el mundo, y debemos comprender que la globalización no significa eliminar los sentimientos patriotas ni los folklores diversos, ni las magníficas culturas que nos definen. Simplemente significa funcionar en conjunto con nuestra diversidad y nuestras varias ideas, talentos, pero todo en favor de la Humanidad.