Además de ser una SUPERLUNA, lo que significa que la Luna se encuentra en su perigeo o punto más cercano a la Tierra y por tanto resulta en que vemos una Luna Llena más grande de lo normal, como todas las propuestas astrales, ésta es diferente a todas y parece como una broma de los dioses como me gusta llamarlas a mí. Es que aunque la Luna estará en el signo del orden, perfeccionismo y laboriosidad que es Virgo, el Sol estará como es lógico en una luna llena en el signo opuesto de Piscis, más caótico, soñador y nebuloso. Pero es que además, el Sol estará en conjunción al regente o dispositor de esta Luna Llena que es Neptuno. Podemos decir que la aparente dicotomía Piscis-Virgo se sentirá más potentemente que nunca. ¿Cómo viviremos esta oposición? Pues es posible que nuestros esfuerzos por disfrutar sin invitar crítica o imposición de orden por otros, se vean claramente frustrados. O la necesidad de la Luna en Virgo de poner orden, como simplemente organizar nuestros papeles y cajones, se vea imposibilitada por el desorden de los demás. Sabemos que debemos ordenar una parte de nuestra vida, pero situaciones y gente a nuestro alrededor parecen invitarnos a lo contrario. Esta oposición también nos recuerda que para dar rienda suelta a nuestra creatividad debemos tener técnica. Sin la técnica es difícil expresar nuestra inspiración al máximo.

Virgo siempre nos recuerda que podemos hacer las cosas mejor. La palabra MEJORAR es una palabra Virgo. Los bailarines estamos siempre en esta oposición, pero por supuesto, los atletas también y cualquier tipo de expresión física, que requiere que alineemos nuestro cuerpo con los pedidos del alma también. Una constante demanda interna de hacer las cosas AÚN mejor es el llamado de Virgo. Piscis es el espíritu y Virgo es el cuerpo. Los dos forman un importantísima parte de nuestra existencia. En estos momentos de pánico con el coronavirus, la misinformación (exagerado por el retrógrado de Mercurio) en la “social media”, ya sea por simplificar la seriedad de esta pandemia o por proveer bromas con curas hipotéticas, o también en los descuidos o negligencias o el simple no prestar atención a nuestra actitud preventiva (Piscis) pueden afectar el cuerpo (Virgo) y en definitiva contagiarnos sin ni siquiera darnos cuenta. Afortunadamente, siempre podemos encontrar el compromiso entre esta discordia y usar nuestra sabiduría y consciencia para encontrar el puente entre estos dos signos, estas dos actitudes que se necesitan mutuamente. Por encima de todo, lo importante es comprender que ambos signos tienen mucho que aprender el uno del otro. Debemos aprender a escuchar estas dos voces internas, tengas planetas en estos signos o no.

Por otro lado, Marte, Pallas Athena, Júpiter y Plutón desde el signo cardinal de Capricornio, forman un ángulo de 120º o trígono a la Luna, lo que infunde una necesidad de concretizar nuestras intuiciones y algo nos pide hacer algo más estructurado con nuestros proyectos. Esto requiere tomar la decisión y ejecutar la acción. La energía de Júpiter nos inunda con el optimismo necesario para continuar, para seguir luchando porque nuestros sueños se hagan realidad. Este es un proceso que requiere trabajo, dedicación y perseverancia y Capricornio es el signo ideal para inspirarnos al respecto. No debemos olvidar que los cambios de paradigma, nos presentan con nuevas opciones. Antes, sino habías realizado tus planes de vida, para los 35- 40 años asumías que ya no iba a ocurrir. Esto ya no aplica a la realidad de hoy y sobre todo las mujeres, llegamos al pico de nuestro poderío y sabiduría a partir de los 50 años. Hoy podemos continuar con toda nuestra energía hasta bien entrados los 80 años y sino miremos los aspirantes a la presidencia de los Estados Unidos, que todos han pasado los 75 años y se apuntan al empleo más estresante del mundo. Margaret Atwood, la escritora de lo que ahora es una exitosa serie de televisión “The handmaid’s Tale” o “El cuento de la criada” en español, tiene 80 años, y sigue escribiendo, quizás en su momento más productivo. Pero hay miles de ejemplos como estos. Hoy ya no pensamos en retirarnos, para empezar a vivir, sino que para continuar viviendo decidimos continuar trabajando.

Estos planetas en Capricornio, entre los que se encuentran las potentes energías de Marte, Pallas Athena y Plutón, son la voz de la consciencia colectiva que nos dice que “debemos” continuar luchando y trabajando para “mejorar” este planeta y alargar la vida de todo ser viviente en él. Es ahora que tomamos consciencia de nuestros errores e inconsciencia del pasado, que debemos corregir y como lo ordena Virgo y en particular esta Luna Llena en Virgo: MEJORAR!

MERCURIO se estaciona directo prácticamente pocas horas después que la Luna Llena se forme exacta el 9 de Marzo a las 17,48 h GMT, lo que nos dará el impulso necesario para reanudar nuestros planes, ahora que hemos visto con más claridad el camino a seguir. Vuelve a entrar en Piscis el 16, y concluye con este ciclo retrógrado cuando su periodo post-sombra finaliza el 29.

Saturno entra en Acuario por primera vez el 21 de Marzo y forma una conjunción a Marte el 31, en el mismo grado donde ocurrirá la conjunción con Júpiter el 21 de diciembre, cuando entre por segunda y definitiva vez en este signo del vertedor de agua. Pero de esto escribiré más en el próximo artículo sobre Saturno en Acuario.

Lilith y Kirón forman una conjunción exacta en Aries para esta Luna llena, como si quisieran recordarnos, el mensaje del coronavirus, que a pesar de la inmensa cantidad de teorías de improbables conspiraciones, ha emergido de la Naturaleza y de la extravagancia e insistencia de algunos de comer animales salvajes, algo sobre lo que deberíamos meditar y tomar consciencia.

Aprovecha las energías de esta Luna Llena en Virgo para ver con claridad la inmensa riqueza de posibilidades que cada uno de nosotros tenemos para colaborar y participar en el mejoramiento de este planeta y de nuestra vida personal.

Astrología Aquetipica