Diseñados y creados para armonizar, limpiar, renovar y equilibrar la energía de los espacios: habitaciones, despachos, salas de espera, tiendas…
Son un complemento perfecto para la técnica del Feng Shui.
Se pueden colocar en cualquier habitación que queramos armonizar y equilibrar, aunque lo ideal es situarlos en una ventana que reciba muchas horas de sol, ya que la luz solar (también la artificial) potencia su efecto.