Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio por un tiempo

th

A menudo uno no tiene más remedio que dejar de practicar ejercicio. Está bien, ¿pero realmente te afecta saltarte alguna que otra sesión de entrenamiento? Más de lo que crees.

He aquí, en detalle, lo que te ocurre según el tiempo de inactividad:

Si no has hecho ejercicio durante varios días…
No pasa nada. Si has estado trabajando de forma regular, probablemente tu cuerpo te agradezca una oportunidad para recuperarse. Ese tiempo lo aprovechará para regenerar los músculos y para recuperar la fortaleza. Dicho esto, si durante los días de descanso consumes alimentos pocos saludables y alcohol, probablemente te sientas un poco hinchada.

Si no has hecho ejercicio durante una semana…
Puede que sientas que tu cuerpo está más flojo de lo habitual. Esto se debe a la reducción de la fibra muscular y a que tu organismo retiene más fluidos de lo normal. Sin embargo, en términos generales no te sentirás tan mal. Si vuelves a ir al gimnasio, probablemente no notes demasiada diferencia a la hora de correr o levantar pesas.

Si no has hecho ejercicio durante un par de semanas…
Sin duda tu estado físico está en pleno declive. A medida que disminuye el número de mitocondrias –una suerte de centrales energéticas microscópicas que alimentan las células musculares−, lo primero que se verá afectado es tu resistencia cardiovascular.

Si no has hecho ejercicio durante un mes…
La mayor parte de los avances en materia cardiovascular y de fuerza física ya se han esfumado. Habrás perdido masa muscular y ganadograsa corporal. Además, cada vez te sentirás más atrapada por el estrés y la falta de ejercicio afectará tu ritmo biológico, lo cual puede convertir en un auténtico desafío el solo hecho de dormir bien por la noche.

Si no has hecho ejercicio durante varios meses…
En esta etapa tu metabolismo empieza a funcionar peor. Además de quemar menos calorías, es probable que te sientas cansada más a menudo y con mayor rapidez. Tu corazón se ve obligado a trabajar más en cada latido y tus pulmones ya no absorben tanto oxígeno como antes.

No has hecho ejercicio durante un año…
Más allá del alto porcentaje de grasa corporal que hayas acumulado, de la masa muscular perdida y de la ralentización de tu metabolismo, también aumentará el riesgo de sufrir problemas de salud: presión arterial y colesterol elevados, diabetes de tipo 2, insomnio y depresión.

Women’s Health
Por K. Aleisha Fetters