El 15 de Septiembre a las 3:40 de la mañana, Venus entra en su propio signo de Libra. La última vez que estuvo en Libra fué en Agosto 2010.
Una entrada un poco trepidante, pues el 17, opone a Urano en Aries y el 18, hace una cuadratura a Plutón en Capricornio. Aunque es un comienzo un poco dificultoso, pues esta combinación nos reaviva el deseo de libertad y por ende la liberación de condiciones y estipulaciones impuestas por otros, al mismo tiempo, otorga una tregua y una posibilidad de resolver diplomáticamente las situaciones que ya están alteradas como por ejemplo Egipto-Israel. Venus en Libra es una energía diferente a la de Venus en Tauro.
La sensualidad se convierte en carisma y el profundo deseo de evitar conflicto. Venus en Libra tiene un disposición hacia la diplomacia y la armonía. El sentido de justicia es intenso y el deseo de encontrar el balance y la armonía en la pareja y las relaciones humanas es una verdadera necesidad.
Pero no debemos olvidarnos que Libra es el único signo que tiene por símbolo un objeto. La balanza. No es un animal, ni un humano. Nos habla más de ciertas reglas que deben respetarse, que de instintos o pasión. Y es que el proceso de la relación, aquella que queremos que dure “para siempre”, requiere un trabajo que el enamoramiento no necesita.
El enamoramiento es el “regalito” de los dioses, para que “iniciemos” la relación, pero no asegura el éxito de ella. Si realmente queremos quedarnos con alguien por mucho tiempo, entonces debemos trabajar y respetar ciertas reglas y realmente usar “la balanza” para definir nuestras prioridades. En qué me compensa todos los sacrificios que se debo hacer para poder mantener la relación? Pues siempre hay sacrificios y compromiso que las dos partes deben cumplir, para que funcione de una forma más o menos sana.
Es en este sentido que Venus en Libra cumple su destino, su Moira. En el aprender a ceder cuando debe hacerlo, a plantarse cuando lo necesite, siempre respetando las necesidades del otro. No es una tarea fácil y la prueba es la situación actual, cuando todos empezamos una relación con mucha ilusión y luego nos vamos rápidamente acobardando, hasta abandonar el proceso.
En los últimos días de Septiembre, Venus se encontrará con Saturno y esto ayudará a la hora de imponer las reglas necesarias para que la relación se estabilice y tenga una oportunidad.
Tanto a nivel personal como mundial, puede ser un momento interesante, cuando la necesidad de acatar las reglas estipuladas y la urgencia del cumplimiento de las mismas por las dos partes, sea de absoluta importancia.
Marte entra Leo en la madrugada del 19, signo que no visita desde Octubre del 2009, dejando así Cáncer, que recorrió por un mes y medio, desde el 3 de Agosto de este año.
Todos sabemos la necesidad de admiración de Leo tanto hacia él, como de él hacia los demás. Marte en Leo, demanda admiración por sus acciones y se encuentra en la carta astral de muchos actores, “performers” y políticos. Hilary Clinton, tiene Marte en Leo, Paul Mc Cartney, Ringo Star, por nombrar algunos.
Así como Marte en Cáncer no le importa morir por defender su hogar y creo que vimos mucho de esto durante Agosto, ahora Marte en Leo está dispuesto a defender su ego, como nadie.
Marte en Leo describe al Rey, aquel que todos admiran y respetan. El deseo de ser admirado simplemente por ser quién se es.
Donde Marte cae en nuestra carta astral es donde luchamos por sobrevivir. Donde están nuestras luchas o donde nos creemos héroes. Pero Marte tiene que ver con la ira, el enojo, el cabreo, y en Leo tiene connotaciones de luchar por que se nos reconozca, por que se nos aprecie, de lo contrario, podemos cabrearnos.
Marte en Leo busca la aprobación de aquellos a quien admira, especialmente. Lección de Marte en Leo es aprender a respetarnos a nosotros mismos y a nuestros propios esfuerzos.
Si no podemos expresar Marte nos invade una frustración que se convierte en ira muy facilmente. Piensa en Marte y Saturno en aspecto por ejemplo. Impotencia y frustración son una característica de esta combinación. Sobre todo en el hombre.
Marte en Leo evoca la búsqueda de la lanza para curar al Rey, de la ópera Parsifal, quien era un héroe sin padre, como Ares, que el nombre griego de Marte. Ares nació de Hera, la mujer de Zeus, pero sin la intervención del Rey de los Dioses, por tanto era el hermano de Hefesto, el marido de Afrodita, quien era la amante eterna de Ares.
Marte en Leo, lucha por el Rey, por el honor de su familia y de si mismo.
En estos momentos pienso en Gaddafi y sus hijos quien están dispuestos a morir con él, aunque en las noticias de esta tarde uno de ellos parece que entró en Niger, donde tienen mucha gente que les apoya.
Marte en Leo nos despertará la necesidad de luchar por nuestro Rey interno, por aquello en lo que creemos y que anteponemos a nosotros mismos. Nuestra expresión artística.

astrología arquetípica