Justo el día anterior a que el Sol entrase en el signo de Libra, representado por la Balanza de la Justicia, una aparente gran injusticia ocurre en el estado de Georgia en Estados Unidos con la ejecución de Troy Davis. En sus últimas palabras Davis defendió su inocencia y aunque no pretendo saber ni siquiera imaginar lo que ocurrió esa noche de Agosto de 1989, cuando aparentemente Davis disparó a un oficial de policía fuera de servicio, lo que sí parece evidente es justamente la falta de evidencia de su culpabilidad.
Supuestamente en una Corte de Justicia debe probarse “más allá de la duda razonable”, la culpabilidad del acusado. Obviamente en este caso, como en el de Amanda Knox, en Italia, la estudiante norteamericana a quién se la encontró culpable de asesinar a su compañera de casa y que lleva en la cárcel 3 años de una condena de veintitantos, no han habido pruebas contundentes de culpabilidad.
En el caso de Davis, sólo ha habido testimonio de testigos, que luego admitieron haber sido presionados por la policía de acusar a Davis. Pero lo que más me intriga de este como de muchos otros casos como éste, es esa necesidad de que muera el culpable para que la familia de la víctima encuentre “clausura”. Me pregunto si la familia del policía muerto hace más de 20 años, dormirá mejor hoy que Davis ha muerto y por qué misterioso proceso, la muerte del asesino, les devuelve la paz, cómo si la pérdida del ser querido se dejara de sentir al ejecutarse la venganza final. Pero es que seguimos con el ” ojo por ojo…..”?
Y aunque la pena de muerte, no exista en la mayoría de los países, los juzgados del mundo entero están llenos de casos como éste donde debemos preguntarnos si se ha hecho justicia. Es que se hace justicia en las Cortes? Lo que este caso nos recuerda es la locura humana y la dificultad de aceptar que la naturaleza humana, incluye, este lado oscuro, que nos hace hacer cosas que no queremos hacer y que la venganza es una de ellas. Pero por sobretodo nos recuerda que Saturno en Libra y Plutón en Capricornio nos confrontan con estos sistemas caducos que ser resisten a cambiar a la misma velocidad que el mundo está cambiando y que debemos hacer algo al respecto.
Davis muere 21 años después de haber cometido el crimen, y la familia de la víctima aún fué a verle morir, como si ello les va a aliviar el alma. Cómo? Me pregunto yo. Desde luego no quisiera nunca estar en esa situación, pero el perdonar es una tarea difícil aún en las pequeñeces de la vida cotidiana.
Esta Luna Nueva en Libra va acompañada de otros cuatro planetas: Mercurio, Venus, Saturno y Juno todos en LIbra, con la Mercurio, la Luna y el Sol, renovando la gran T-Cuadrante Cardinal que nos viene azotando desde el año pasado. Bueno, en realidad desde el 2008. De lo que podemos estar seguros es que es un oportunidad más, para lanzarnos al cambio, y que si insistimos en mantenernos dentro de viejos patrones, relaciones, trabajos, profesiones, que no nos llenan el alma, que nos impiden crecer, nos encontraremos con que el cambio parece venir de afuera, sin que lo podamos controlar. El cambio siempre requiere saltar a lo desconocido y esto causa mucho miedo. Pero el miedo no es necesariamente una mala cosa, debemos respetarle, pero no dejarle paralizarnos.
En toda aventura hay un elemento de riesgo, como lo es el mismo nacimiento. Nada nos prepara para el desafío, excepto nosotros mismos. En estos momentos cuando lo material y las finanzas parecen tan efímeras y poco controlables, el desarrollo de nuestra “llamada interna”, como lo llama James Hillman parece una necesidad inminente.
Hoy mientras miraba X Factor USA, me preguntaba cuál era la fascinación que este tipo de programa parece crear entre la gran masa de gente, yo incluida. Y es que los concursantes buscan un sueño, el sueño de “hacer todo el tiempo, eso que AMAN HACER”, es decir la expresión de sus talentos y el poder ganarse la vida con ello. Algo que debería ser lo normal, se convierte en un lejano sueño que debe abandonarse cuando crecemos y debemos buscar la seguridad financiera. Seguimos gobernados por viejos patrones, de los años del desarrollo industrial, cuando debíamos hacer trabajos que se necesitasen para levantar el país, en vez de lo que verdaderamente queremos y amamos hacer. Todavía escucho muy a menudo, “pero es que del arte nadie vive”.
Y eso no es así, mucha gente vive del arte y el arte consiste en desarrollar nuestros talentos, sean los que sean. Cuando se nace con un talento, también se nace con la habilidad de desarrollarlo, y si no estamos dispuestos a luchar por ello, es por una educación caduca y  de la cual debemos alejarnos, si queremos mejorar este mundo y vivir con amor.
Si no amamos lo que hacemos, cómo podemos amar la vida y por tanto a los demás? Esta Luna tiene a Venus, regente de Libra, al lado de Saturno y Juno, o Hera en la Mitología Griega, símbolo de la esposa, combinación que nos habla de la responsabilidad y el trabajo que se requiere para hacer funcionar una relación. Venus en su expresión en el signo de Tauro, representa la diosa de la Seducción y el amor erótico, como lo vemos en la relación de Afrodita con Ares, su amante eterno. Pero Afrodita-Venus estaba casada con Hefesto, el hijo deforme de Juno. Esta es una relación en la que ella se siente obligada y en la cual debe trabajar  para mantener. Saturno nos recuerda que el trabajo duro en el desarrollo de nuestras habilidades  y talentos es vital, para ganar riqueza espiritual y poderío interno. Es aquello por lo que luchamos y trabajamos, sin ninguna garantía de éxito, simplemente por que amamos hacerlo y sentimos que lo debemos hacer, que nos llena el alma. Las finanzas y lo material y hasta las relaciones se pueden perder, pero nuestros talentos y el trabajo que hayamos puesto en ello, nunca.
Es justamente el desarrollo de nuestra llamada interna, nuestra obligación más urgente, pues ello nos permite amarnos y respetarnos, para que podamos lanzarnos a la labor de amar y respetar a otros. Es ese trabajo que nos diferencia de otros y nos convierte en seres únicos y especiales.  El desarrollo de una técnica que mejor nos facilite la expresión de nuestros talentos, es también indispensable. Todo esto habla de Venus en conjunción a Saturno. La autoestima no nos la puede dar otro, excepto cuando somos niños, ese reflejo en el rostro paterno o materno, a la hora de apreciar  y valorar lo que hacemos. “Mira mami, mira papi” dice el niño, buscando la aprobación o la admiración de sus padres.
Si las caras de tus progenitores no te han devuelto esa admiración deseada, tendrás que trabajar más duro en obtenerla, pero lo que sí es cierto, que una vez que te hayas trabajado tus talentos, ya no necesitarás a nadie más que a ti y a tu propio esfuerzo. Es justamente ese trabajo duro que nos convence que lo que hacemos vale la pena y que nosotros  y nuestra vida valen la pena.
Marte desde Leo, y en contacto a Jupiter en Tauro,  refuerza esa tarea del desarrollo de los talentos personales, y nos llena de esa energía creativa a la hora de lanzarnos a un nuevo proyecto con la inspiración y el optimismo necesarios para largarnos a lo desconocido.
Signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio) sobre todo Cáncer, al ser la pata que le falta a la T-cuadrante, son los más afectados por esta Luna Nueva, pero por supuesto afecta a todos aquellos con planetas en estos signos. Lejos de ser algo negativo, esta es sin duda la gran oportunidad de hacer lo que uno debe hacer, para estar más feliz y en armonía con quien  uno realmente es. La maravilla de la astrología es el hecho de que nos permite comprender que el camino a la felicidad está lleno de cambios, crisis, y por sobre todo, que todo ello simplemente nos acerca a vivir más en armonía con el Cosmos del que somos parte.

astrología arquetípica