Esta  Luna Llena de hoy y mañana, realmente se las trae. Llega de la mano de Plutón y Urano, que el 24 de Junio hicieron la primera cuadratura exacta a 8º 23′ de Capricornio y Aries, respectivamente, aspecto que formarán 7 veces, de aquí al 2015. Marte entra en Libra al mismo tiempo, en camino a formar  la T-cuadrante con estos dos planetas, que ocurrirá entre los días 16-17 y 18 de Julio. El 17, la Luna en Cáncer se agrega a esta ecuación formando así un Gran Cruz cardinal, oponiendo a Plutón y en cuadratura a Marte y Urano.
Es obvio que esta formación respira CAMBIO. Todo aquello que nos impide avanzar espiritualmente debe ser extirpado, o amputado de nuestras vidas, para que podamos seguir evolucionando. Es posible que en muchos casos ocurra literalmente, es decir que operaciones, donde nos quitamos “algo” son posibles. Viejas estructuras que han dejado de tener sentido, caerán tanto internamente como en el mundo exterior. Todo lo que ya esté en proceso de cambio, tendrá una especie de revisión y una nueva fuerza nos recordará que el proceso no ha terminado y que debemos despojarnos de muchos ideales caducos, expectativas pasadas de moda, actitudes destructivas, dependencias emocionales y financieras.
Urano nos impulsa a liberarnos, a renovarnos, a quitarnos cadenas auto-impuestas, que en un pasado nos sirvieron para dar estructura a nuestras vidas, pero que ahora sólo nos encadenan y nos paralizan. Es también el gran impulso a liberarnos de  historias culturales que nos impiden progresar en nuestro proceso de individuación. Plutón saca los trapos sucios a la luz, para que podamos verdaderamente despojarnos de lo que ya no necesitamos. Plutón nos habla de las cadenas emocionales que nos imponemos para sentir que no estamos solos, nuestras obsesiones y nuestra necesidad de unión con el otro.  Esta cuadratura entre estos dos planetas, que lleva más o menos activa desde el 2010, más allá del tema colectivo de cambio, de caída de instituciones, gobiernos, gobernantes, sistema financiero, sistemas y estructuras caducas, como nuestra educación, todos temas que todos estamos viendo y viviendo de una forma u otra, tiene también una llamada individual. Para aquellos a quien les constele un planeta personal,  como por ejemplo los nacidos en los últimos días de Marzo o Junio o Septiembre o Diciembre, el Sol está siendo aspectado por esta cuadratura, igualmente todos  aquellos con la Luna o Venus o Marte alrededor de los 8 a 10 grados de los signos cardinales, seguro que estos temas os resonarán profundamente. Cómo encontrar el balance entre tener intimidad con el otro, sin perder la individualidad. Cómo sentirnos especiales y diferentes sin quedarnos fuera. Cómo vivir nuestra individualidad sin necesidad de sentirnos superiores a los demás. Cómo lograr vivir independientemente aún ligados intimamente a otro? Cómo tener una unión espiritual y profunda con otro, sin depender emocionalmente? Estas son algunos de los temas constelados por esta cuadratura, a nivel personal.
Como dice la Cábala, todos venimos a esta vida a “rectificar” algo, James Hillman, dice que todos venimos “llamados” a “hacer” algo. Estos son los momentos donde tenemos la oportunidad de ver con claridad qué es eso que “debemos” rectificar. Urano se estaciona retrógrado el 13 de Julio y Mercurio, el 15. Urano estará retrógrado hasta el 14 de Diciembre y Mercurio se estacionará directo el 8 de Agosto. Estos periodos retrógrados nos invitan a revisar y repensar nuestra situación para poder tener una visión más clara de lo que nos aqueja o lo que simplemente debemos resolver. Los retrógrados de Mercurio normalmente coinciden con una revisión de acuerdos firmados en el pasado, también con la organización de papeles,  como los movimientos del banco, o correspondencia que debe ser re-estudiada. Los periodos retrógrados también coinciden con palabras mal interpretadas y discusiones sobre temas que no parecen aclararse. Este retrógrado de Mercurio, ocurre en el signo de Leo, y hoy y mañana, coincidiendo con la Luna Llena forma un trígono a Urano en Aries. La posibilidad de nuevas ideas para resolver viejos temas, será uno de los beneficios de este aspecto, como lo es la liberación de temas y patrones mentales que nos limitan e impiden progresar.
Todos sabemos que a mitad de los años 60, Plutón y Urano estaban en conjunción en Virgo, por tanto aquellos nacidos en esos años, tienen ahora una maravillosa oportunidad de resolver temas que sientan que impiden su desarrollo espiritual. Angela Davies, una revolucionaria afroamericana que en los años 60 encabezó el movimiento llamado Black Panthers, quien fué a la cárcel en más de una oportunidad, por luchar por la libertad  y defensa de los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos y por sus ideales, recibió la semana pasada, un premio a su labor en aquellos años que continúa en el presente. Momentos de real culminación tanto en el trabajo como en la vida privada, son también posibilidades de estos aspectos planetarios que vivimos en el presente.
Pallas, el asteroide, forma parte de esta lunación por encontrarse en conjunción a Urano en Aries. Pallas nos confronta con el celibato, con la intimidad intelectual versus la intimidad sexual. Como Plutón forma parte de este aspecto, el conflicto entre estas dos formas de intimidad, se hará más evidente, otorgándonos la posibilidad de encontrar una armonía entre estas dos formas de relacionarse o de buscar intimidad.
Por último, Venus y Jupiter se encuentran a una distancia de conjunción a unos 4º de órbita, en Géminis, por tanto, las discordias entre dos partes, encontrarán un compromiso, una posibilidad de acuerdo, de discusión inteligente sin envolver las emociones. Estos dos planetas estarán viajando por el signo de los mellizos, en conjunción casi hasta el final de mes , lo que se puede aprovechar para comunicarse con más facilidad y delicadeza, teniendo en cuenta la opinión del otro. Escribe más, escucha más, piensa antes de hablar y anímate a decir lo que normalmente tienes dificultad en transmitir. Atrévete a preguntar y dar respuestas a temas que necesitan aclararse.

astrología arquetípica