Se trata de hacer un esfuerzo cuántico para salvar al país del momento que estamos viviendo. Esto no tiene que ver con religión, sino con física cuántica.

Está demostrado por científicos de varias nacionalidades que “tanto todo lo bueno como lo malo que existe en el mundo es producto de nuestra mente”.

La Madre Teresa de Calcuta fue invitada en varias ocasiones a marchar en manifestaciones en contra de la guerra y ella  contestó:
– “Yo no marcho allí. Invítenme a marchar a favor de la paz y yo iré, pero no me nombren esa palabra”.

Es decir, cada vez que manifestamos algo con nuestro pensamiento y/o con nuestras palabras estamos dándole poder -para bien o para mal- a ese movimiento o persona. Mientras más nos enfrasquemos en pensar acerca de la inseguridad y los innombrables, más poder les damos a ellos. No se trata de ignorarlos, ni de aislarte de la realidad. Se trata de mantener tu mente y tus deseos diciendo “Quiero, Acepto y Declaro la paz, la tranquilidad y la abundancia en mi país, en la vida de mis hijos, en la mía… Y  EN  LA  DE  TODA  LA  HUMANIDAD”. Solamente eso.

No despotriques, ni te la pases envenenándote con las noticias.  
Haz como la Madre Teresa: dale poder a tus pensamientos de Luz para que se conviertan en realidad. Si no lo crees no importa, te invitamos igual a pensar tantas veces como quieras, en el día y en la noche. “Quiero, Acepto y Declaro la paz, la tranquilidad, la justicia y la abundancia en mi país, en la vida de mis hijos, en la mía Y  EN  LA  DE  TODA  LA  HUMANIDAD”.

Sólo con eso te harás y nos haremos el mayor de los favores. Todo el tiempo que utilizas en pensar y criticar a los otros ahora utilízalo a tu favor: Piensa en la PAZ.

Sí, ya se, dirás: “Pero si ellos hacen lo mismo se quedarán para siempre”.

No, eso no sucederá porque nada puede más que el Poder de la Luz. La oscuridad está fracasada ante el Poder de la Luz. Piensa en este ejemplo: es muy, muy fácil alumbrar (con una vela, un mechero, una linterna etc.) cualquier lugar por oscuro que sea…

Te invito a hacer una pequeña prueba. No pierdes NADA y ganaremos muchísimo. Todos los días antes de acostarte, cualquiera que sea la hora, imagina en tu pensamiento que te estás felicitando a ti mismo(a), a tus amigos y familiares porque todo está mejor en nuestro país. Sólo mírate, por dos minutos o más, muy alegre porque cada día surgen actividades para nuestro bien.

Nada, no digas nada, no digas la forma en que sucedió… Déjale eso al Universo. El Universo todo lo arregla si tú se lo permites. Sólo imagínate a ti mismo(a) pensando que todo sale perfectamente bien. Que estás lleno(a) de alegría porque todo será armonía, paz y abundancia para todos.

EL PODER DE NUESTRO PENSAMIENTO UNIDO ES MAS FUERTE QUE CUALQUIER PENSAMIENTO OSCURO.

Es demasiado fácil…

¿Verdad que podemos contar contigo?

¡Ah! Y así como transmitimos cadenas de toda cosa, por favor te pido que transmitan este mensaje a sus contactos, crean o no crean en esto. NADA PERDEMOS, SOLO PODEMOS G-A-N-A-R.

Un beso.
GRACIAS ENRIQUE