Aquí llega la Luna Nueva en Géminis y  el eclipse anular de Sol de este año, el eclipse total será el 13 de Noviembre en el signo de Escorpio. Aquí va el gráfico de la zona donde se verá a través del Océano Pacífico.
Los eclipse solar es una Luna Nueva extra potente, cuando por el tiempo que dura el eclipse, la Luna bloquea la energía del Sol para nosotros en la Tierra. Esas ondas electromagnéticas, ultra-violetas, infra-rojas, etc que desprende el Sol, son bloqueadas por la Luna. Nos recordamos que la Luna Llena significa el principio de algo, de un proyecto, de una amistad, de un trabajo, de una situación, que se desprende de algo que termina. Lo que se inicia para esta Luna Nueva culminará para la Luna Llena del 4 de Junio, que será un eclipse parcial de Luna, pero no necesariamente. Para el eclipse, el impulso de la Luna Nueva, parece tener nubes negras, que nos hacen temer el desenlace. Ocurre en el grado 0 de Géminis, el signo de los gemelos, el signo de la dualidad, el signo que aprende sus lecciones a través de encontrarse una y otra vez con su opuesto, con el otro lado de si mismo.
Ya sabemos que los eclipses ocurren cuando la lunación (luna llena o nueva) ocurren a pocos grados de los nodos lunares. En este caso el Sol y la Luna se encuentran a lado del nodo sur o descendente y forman una cuadratura a Neptuno en Piscis y de repente el misticismo se dispara, y aún aquellos que no creen en nada místico, secretamente se preguntarán: “Y si fuese así?” Cuando el conocimiento académico nos falla, confía en tu intuición. Es la ciencia la que va por detrás de la intuición. Aún los científicos antes de formular sus ecuaciones tienen una visión instintiva, que les lleva a investigar. Sabemos mucho más instintivamente que académicamente, aunque a veces sea difícil formular este conocimiento ancestral. Estos son los momentos donde otros tipos de inteligencia toman preponderancia.
En esta Luna Nueva El Sol y la Luna hace una conjunción a las Pleyades (Siete hermanas o Siete madres del mundo) a unos 28º de Tauro. Esta formación de estrellas conocida desde las culturas más antiguas y que han enriquecido la mitología de mucha de ellas y muchos templos parecen estar alineados hacia ellas, como la Pirámide de Giza, el Partenón, y otros, nos invitan a meditar sobre nuestra conexión con otros mundos. A través de la historia, mucha gente ha creído “venir o descender” de los Pleyadians, mediums como Barbara Marciniak, dicen recibir mensajes de estos seres, que nos hablan de nuestros orígenes en otros universos. Preston B Nichols, ha escrito sobre su experiencia en las Pleyades tras haber sido llevado allí y haber sido “instruido” en conceptos que nuestro mundo está muy lejos de comprender. Quiero aclarar que de esto no sé nada y sólo me limito a invitaros a la meditación sobre la posibilidad de realidades más allá de nuestra percepción, que todos sabemos es tan limitada. Desafortunadamente, sólo tenemos una visión muy limitada desde donde estamos y nos es imposible comprender el universo intelectualmente, por tanto tenemos que recurrir a la intuición muchas veces, para comprender verdades más allá de nuestra percepción física y nuestra comprensión científica.
Mercurio y Júpiter forman parte de esta alineación a los últimos grados de Tauro, y si seguimos el significado de estos dos planetas nos conectamos con la posibilidad de llevar nuestra mente más allá de los horizontes conocidos, por que eso es lo que hace Júpiter. Nos invita a dejar el “barrio”, a aventurarnos más allá de nuestra cultura y es por eso que en el segundo retorno de este planeta a los 24 años, muchos de nosotros nos lanzamos a otros países, a otras aventuras que nos ayuden a des-identificarnos de nuestra propia cultura, para poder convertirnos en individuos y dejar de ser los títeres culturales que somos.
Venus en su moción retrógrada, que comienza el 16, 4 días antes de este eclipse, continua en su trígono a Saturno, y viejos temas dentro de nuestras relaciones tienen la oportunidad de resolución, es posible recordar viejas historias de amor y preguntarnos qué hubiese pasado, si hubiésemos trabajado más en ellas, en vez de romperlas, en vez de dejarnos dominar por lo cotidiano y escaparnos del aburrimiento y de nosotros mismos. Al final del día, siempre terminamos dándonos cuenta, que no era el otro, que en ningún momento fue la culpa del otro, sino de nosotros mismos. A menudo, el temor a reconocer, que nosotros también somos humanos y no dioses es difícil de soportar.
Luna Nueva en Géminis, por tanto los signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis, se encuentran particularmente  afectados. Virgo y Piscis pueden encontrar difícil este momento, cuando la confrontación con ese lado de su personalidad que sigue saboteando sus éxitos se hace más obvia. Sagitario con su positivismo puede usar este momento para lanzarse a otra aventura. Acuario también se encuentra en proceso de nuevos inicios y resolución de historias familiares y Libra, tiene la oportunidad de confiar en su experiencia y decidirse a actuar sin dudas.
Medita en esta Luna y deja tu imaginación y creatividad fluir. Nunca se sabe donde puede llevarte y eso es lo mejor de la vida! Sorprendernos todo el tiempo y descubrirnos cada día!
Astrología arquetípica