Cuando veo estas imágenes recuerdo porque vale la pena seguir creciendo y ayudando a la humanidad.

Siguen existiendo en los humanos algo más que sus propios ombligos.

Los animales nos conectan con el Amor Incondicional, sin duda alguna.

Es tan fácil recordar que somos Seres de Luz en estos cuerpos pequeños de humanidad.

Gracias a la Fuente Divina por recordárnoslo a cada momento.

 humanidad