No irrumpimos en la realidad, primero acordamos cuál es la realidad, y luego vivimos nuestra experiencia en esa realidad.

Y dado que hemos cambiado de paradigmas y alcanzado el siguiente «nivel», esto es algo que tiene que ser parte de nuestra educación básica. 


El nuevo paradigma no puede continuar siendo un juego inconsciente.

Nuestros acuerdos son personales, a nivel individual y también colectivo en varios grados. 

Cada uno de nosotros pertenece a distintos colectivos. 

Uno de esos colectivos es la realidad inmediata que compartimos con otras personas que viven con nosotros o que tenemos cerca a nivel físico. 

Otro colectivo podría ser a nivel de acuerdos ideológicos, otro a nivel nacional, y otro, el colectivo de la especie.

Incluso a nivel de la especie podríamos ser parte de varios colectivos, por ejemplo pertenecer a los colectivos que agregaron material genético para nuestra «evolución». 

O pertenecer al colectivo en el que hemos realizado la mayor parte de nuestro camino evolutivo. 
Hay muchos círculos concéntricos (círculos dentro de círculos) que forman nuestra realidad.

Aquello que vivimos desde un punto de vista personal y también social es aquello que nosotros y los demás acordamos que es «real».

Uno podría decir: «bueno, yo no estoy de acuerdo con la guerra en tal o cual sitio, así que ¿por qué sigue existiendo?». Y esa es una excelente pregunta.


 Verás, estamos alejándonos de una realidad en la que aquellos que sabían cómo funcionaba el juego trabajaban sin parar para lograr un tipo de juego en concreto. Un juego basado en el miedo. 

Y todas las personas que nacieron dentro de ese juego fueron absorbidas por el miedo. Así que, algunas personas vivieron la guerra, ya sea en sus casas o porque lo escucharon en la televisión.

La ceguera de las masas en lo que respecta a temas como las guerras, los asesinatos, el miedo, al hecho de tener que pagar para poder vivir en el planeta o a cualquier otra creencia absurda que creyeron necesaria alimentar crea el consenso del colectivo humano.

Pero hay algo más que está ocurriendo, algo que no se anuncia como miedo y que acabará con ellos, con el antiguo poderío. Y tienen razón, realmente los aniquilará.

Hablamos del despertar y la disconformidad de las masas para que se las lleve por donde no quieren ir. 


NUNCA antes en la historia de la humanidad han existido tantos maestros despiertos, o individuos profundamente dispuestos a avanzar en su propia evolución personal. NUNCA. 

Nunca antes en la historia de la humanidad ha habido tanto acceso a la información para cualquiera que lo desee. Nunca antes ha existido esta gran disconformidad por tener que pagar para vivir en el planeta, por tener que «aceptar» las guerras, las hambrunas, las pestilencias o las catástrofes naturales. 

NUNCA antes ha habido tantos individuos y grupos centrando activamente su atención e intención en acontecimientos naturales, en catástrofes naturales provocadas por humanos y en otros eventos potencialmente catastróficos para DETENERLOS.

El antiguo poderío intenta ahora más que nunca crear catástrofes utilizando la Maquinaria del Miedo al máximo, pero no está funcionando. Los individuos dicen NO y al mismo tiempo abren sus corazones. El inmenso mecanismo que tenía como fin la creación de una sociedad preocupada únicamente por la supervivencia individual por encima de todo ha colapsado. 


Cada vez hay más y más individuos dispuestos a ponerse en la línea de fuego para dar una oportunidad a aquellos que no aún no se han dado cuenta por sí mismos, para que tengan suficiente tiempo para despertar. 

El tiempo suficiente como para vean que después de todo no son víctimas, que en realidad son seres eternos y poderosos que pueden hacerse cargo de su propia experiencia en este planeta.

Uno podría pensar: «Bueno, si influenciamos a otros al emitir nuestro voto de conformidad o disconformidad, ¿no estamos estableciendo lo que les va a suceder?». 


Y la respuesta es no.Verás, ellos tienen el mismo poder que tú. 
Y adivina qué: pasarán a una realidad en la que tus acuerdos no triunfan, pero los de ellos sí. 

Y tú pasarás a una realidad donde imperan tus acuerdos. 
Múltiples líneas de tiempo. 
Vibraciones compatibles reunidas en realidades compatibles. 

No hay realidades «correctas» o «incorrectas», sino realidades diferentes. 

Al final esto se traducirá en que nos moveremos hacia una nueva forma de experiencia, una experiencia basada en una especie de danza cósmica donde todos somos coreógrafos. 

De momento, claro, están aquellos que luchan con uñas y dientes para impedir que emitamos nuestro voto; para impedir que las masas comprendan que cada persona, cada hombre, mujer y niño es un INDIVIDUO EXTREMADAMENTE PODEROSO. 

Un individuo que cuando finalmente acepte este hecho, procese todo su miedo, el miedo de su alrededor y el de otros seres igualmente poderosos, podrá desplazarse a través del tiempo y el espacio hacia todas las direcciones, sin seguir creando una realidad basada en la inconsciencia, el miedo, o en lo que otros creen que su vida debería ser.

Yo estoy de acuerdo con un colectivo con poder en el que todos y cada uno de los individuos tiene el poder de crear su realidad de forma CONSCIENTE.


Es una gran capacidad que viene con una enorme responsabilidad. 

¿Estás preparado? Si esta pregunta te produjo una punzada de miedo, procesa y elimina el miedo ahora mismo 🙂

Escoge una persona, una situación, un lugar, un asunto personal o un acontecimiento mundial con el que no estés de acuerdo. A continuación, dibuja un círculo rojo a su alrededor y una línea roja tachándolo. Di: «No estoy de acuerdo con esto». Luego visualiza aquello que te gustaría ver, aquello con lo sí estás de acuerdo, y márcalo con un visto o tic verde. Es muy, muy simple, y rápido. Tanto que uno podría pensar que no cambia nada de nuestra la vida, pero sí lo hace. Pruébalo. Pruébalo con cosas grandes y también con cosas pequeñas. Hazlo cada día, y observa.


Inelia Benz.

 GRACIAS VICTORIA